Crítica de La calle del Terror, Parte 2: 1978

Ayer se estrenó la segunda parte de la trilogía ‘La Calle del Terror’ (basada en los libros de R.L. Stine), esta vez ambientada en el año 1978, exactamente en el campamento ‘Camp Nightwing’.

Centrada en la historia de las hermanas Verman, interpretadas por Sadie Sink (Max en Stranger Things) y Emily Rudd. Con muchísimos aires a Viernes 13, la película de todas formas sabe dónde esta el límite de copiar y sabe moverse por sí sola y formar su propia historia.

Se toma su tiempo en mostrarte poco a poco los diferentes personajes, cosa que se agradece para conocerlos al menos un poco mejor y, que si algunos de ellos mueren, no pasen desapercibidos. Los asesinatos muy bien logrados, sin ningún tipo de temor a mostrar como los matan y seguidamente los cuerpos “destrozados”, recordando los buenos tiempos del género Slasher.

Para acabar, destacar la interpretación de Sadie Sink, que esperamos verla en otros papeles, una buena historia que, con final abierto y algo que no esperarás, te dejará con ganas de ver como acaba la trilogía.

Deja una respuesta